Decoración para el hogar – Pérgolas de madera

pergola-de-diseño

Las pérgolas existen desde hace miles de años cuyos primeros usos eran simplemente a modo de pequeños arcos diferenciándose de las grandes estructuras que podemos ver hoy en día en muchos hogares.

Originalmente, su principal uso era como sustento para muchas especies de plantas y flores trepadoras para cuando éstas completasen su crecimiento y/o floración, aportar una zona sombría para poder descansar bajo ellas. Actualmente siguen enfocadas bajo éste concepto, sobre todo cuando se encuentran instaladas en los jardines donde también se las conoce como cenadores. Pueden ser simplemente arcos pequeños, arcos incorporados en una estructura más grande o también formar ellas mismas grandes estructuras, pudiéndonos encontrar un sinfín de diseños diferentes.

¿De que se componen?

La estructura general de una pérgola está compuesta por cuatro postes principales conectados en su parte superior por un techo a modo de  celosía con o sin paredes, esto ya va más en gustos personales y el objetivo que con su construcción se quiera alcanzar. Sus dimensiones al igual que la forma que se la quiera dar pueden variar enormemente , pudiendo ser de tamaño reducido únicamente con fines decorativos, o bien de gran tamaño con forma cuadrada, rectangular, a modo de túnel, curvas o casi cualquier diseño que nos podamos imaginar, teniendo en común casi todas ellas que tendrán un techo entrecruzado muy característico para proporcionar el lugar y apoyo a la vegetación u otras ornamentaciones que crearán distintos patrones de diseño que ayudarán a lucir el sol brillando a través del él.

Materiales & Diseño

Entrando en el mundo de la decoración, utilizar pérgolas como una entrada a algún lugar hará que los invitados despierten un especial interés en su jardín. En el centro de tu jardín, además de diseño, proporcionarás una bonita zona donde refugiarse del sol que invitará a las personas a sentarse y disfrutar de la tranquilidad que aportan los jardines. También se suelen colocar pegadas a una casa y además decorarla con plantas en macetas que pueden colgar sobre ellas.

Los materiales que normalmente se utilizan en su fabricación son la madera principalmente, vinilo, metales y fibra de vidrio últimamente muy utilizadas.

Si quieres más información, obtener ideas, aprender a cómo crearte tu propia pérgola y muchas cosas más, puedes visitar ésta web sobre pergolas de madera dónde podrás obtener la inspiración que te hace falta para llevar a cabo tu proyecto o bien consultar pérgolas en wikipedia para ampliar tus conocimientos.

La madera es un material natural que tenderá a envejecer orgánicamente con el tiempo, y por ello se debe tener en cuenta la madera que se va a utilizar. El cedro, secoya o teca son más resistentes al daño que pueden provocar las plagas de insectos, la humedad y además se pueden pintar una vez que ya esté construida la pérgola y darle un toque más personal a ésta. Por éstos motivos, muchas personas se decantarán por los otros materiales gracias a su tiempo de vida, precio o simplemente por motivos decorativos ya que no todo el mundo querrá llenarlas de plantas y pueden optar por otro tipo de decoración quizás más fácil de conseguir con éstos tipos de materiales. Si quieres saber que tipos de madera hay y cual puede ir mejor en tu proyecto puedes consultar éste enlace dónde puedes informarte y acertar así en la elección de la madera.

Construcción y Colocación

Además de ser utilizadas en jardines, que es el principal lugar dónde suelen ser instaladas, también pueden ser instaladas fuera de éste siendo ellas mismas lo que llamaremos nuestro jardín o bien y en algunos casos muy excepcionales, pueden ser instaladas en interiores para fines muy determinados que en su mayor parte serán meramente decorativos. Aparte del diseño debemos tener en cuenta que las pérgolas de madera provocan generalmente sentimientos de armonía, paz, tranquilidad y belleza al igual que los jardines.

Si estás pensando en adquirir una pérgola para tu jardín, debes saber que puedes construírtela tú mismo desde cero, adquiriendo los materiales por separado que vayan más acordes a la idea que tengas y quieras llevar a cabo, o también se comercializan en forma de kits autoinstalables y por supuesto y como otra alternativa más, puedes contratar a un instalador profesional que por supuesto te dará la tranquilidad de que el resultado será optimo y te aportará su grado de experiencia para darte ideas o simplemente ceñirse a tu plan establecido.

Share